8 de junio de 2017

ALBERTO HIDALGO: Biografía de Yomismo (1959)















BIOGRAFÍA

DE

YOMISMO



ALBERTO HIDALGO





 Alberto Hidalgo. Imagen: Fundación BBVA.





LIBRERÍA - EDITORIAL
Juan Mejía Baca
Azángaro 722 – Lima – Perú

Edición al cuidado de Sebastián Salazar Bondy












FISONOMÍA

DE carne es sólo la mitad del cuerpo
La otra mitad es de algo etéreo
De algo que emigra de él para impregnarse de vacío lleno
Formas insostenibles emancipadas de sí mismas
Estructuradas como emanaciones
En volúmenes utópicos de efluvio

La verdad en ese aserto la atestigua la cara de Yomismo
Su rostro vale como documento
Él se escribe a sí mismo y no en palabras
Se escribe en actitudes
En su manifestarse sin cortina
En su comportamiento ingénito y acérrimo

Su otra parte del cuerpo es la que sale transmutada en verso
Una proclamación de otra vivencia

Sólo es de carne la mitad del cuerpo
La otra es del ingrediente principal con que el misterio se elabora
Aún está entre nosotros apúrense aprovechen
Vengan a ver la cara de Yomismo.




PAPÁ

TENÍA el padre un parecido grande con la bondad
La misma frente iguales ademanes
Idéntica manera de moverse hacia los lados
Como distribuyéndose en las cosas
Como soltando partes suyas para que las asieran las personas
El Padre y la bondad eran sosías

Entendiendo que el tórax era poco
Año tras año ampliaba el domicilio en que alojaba al corazón
Y de tal modo éste llegó a ocupar todo su cuerpo
Allí a sus huéspedes brindaba atención de primera
En costumbre de abrazos en que cabían miles
Sin promiscuarse y sin hacinamiento
Porque al espacio su conducta cual si fuera de goma lo estiraba

No era una vela pero ardía
Pasiones contenidas no exportadas quemábanlo
Los libros que pensaba y no escribía eran su incendio
Las lecturas el ver el ansia de escuchar lo combustían
En la voz en las manos en los ojos se le pulsaban 39 grados
Hizo llamar a médicos y su diagnóstico fue absurdo
Por no dar en la tecla y no auscultarle el alma no advirtieron
Que él quería ser cielo y se iba en fuego
En lo que sale de la hoguera en fibra

La profesión que ejerció fue el entregarse
Proporcionaba una amistad de higuera daba alimento y sombra
Y por eso después de atacarlo la muerte se dió cuenta
De que había abatido no solamente a un hombre sino a un árbol
Aún quedan sus raíces en la tierra




MAMÁ

AQUELLO fue antes de que aconteciera
En estado de aun no de cuando de quizás
Saliendo de las cosas a la diestra
Junto al tiempo
Pared por medio de la luz que daba sus primeros paseos
Donde empieza el azul
Y en la única ocasión que era envidiada por la primavera
Naturalmente hablo de mayo

Habían dado en punto las 27 y 5 en el exacto
De aquel noveno día
De la sexta semana
Del mes siguiente al último
Del año que recién iba a empezar
Pues el transcurso es solamente la serie de los nombres que le damos
                                                                      
Fue en un lugar de América del que no se sabía si era de aquí o de sueño
Entre Arequipa y sus polleras verdes                    
Donde las tardes comenzaban
Y el día tras dormir toda la noche salía entre los Andes

Toda de virgen y vestida de sonrisas y gracia
La madre andaba aún en fantasías en premoniciones
En las miradas que iban y volvían como preguntas y respuestas
En el hijo formándose aún no en su vientre y sí en sus pensamientos
En las maneras de los cisnes para la suavidad de acariciarlo
En los arrullos que aprendían a iniciarse en sus brazos
En las dos timideces de su pecho

La vió la poesía y hubo nupcias
De eso nació en genio y figura el soñado Yomismo
Para ser arquitecto de sí propio
Y presidente de sus soledades




HERMANO

QUIEN inventó el recuerdo lo hizo sólo
Para que los viajeros queden siempre de este lado del aire
Acá del muro de vacío
A la derecha de la izquierda
En la parte más cercana a nosotros del espacio

Es el salvoconducto del vencedor frecuente del olvido
El testimonio de su subsistencia
Su pasaje de vuelta perseverada y siempre
Su inmaterial fotografía impresa en soplo en cero en nada
Repleta de invisible y aeriforme

Así en el haz de la familia está el retrato del hermano extinto
En plástica impalpable sin papel como en blanco y sin embargo
De cuerpo entero y ánima completa
En plenitud de ser ningún pedazo fuera de presencia

Jamás se deja de ponerle servilleta y cubiertos en la mesa
Se le reserva un hueco en el sofá
Se lo siente crugir en ciertos muebles
Se escucha su consejo en las almohadas
Se le descubre a veces escondido en la luna del ropero
Desde la cual saludan sus ternuras

No se espera que llegue puesto que no se ha ido
Sólo que no se canse de tanta soledad en compañía
Que no lo atrape en sus hechizos la ilustre sociedad de las ausencias




HERMANAS

A Buenos Aires a donde él se encuentre a cualquier lejos
En los raudos expresos de la luz viajan todos los días
Depositan su carga de cuidados de ahincos y retornan
A seguirse escapando hacia el hermano

No viven en el mundo sino cerca
En un país donde las lluvias pasean por las calles
Y donde las ciudades son de atmósfera
Sin horas repetidas sin nada que distraiga su esperanza

De cuando en cuando ponen tránsitos en calladas veredas
Dirimen una fruta decisiva
Le abren la jaula a alguna rosa
Hipotecan los ojos a una estrella a un ave repentina
Le dan paso a una música a una voz
Y vuelven sin apremios a compartir un poco de silencio
Hechas están con material de imagen
Quizá con carne de hoja según se infiere de su percusión
De lo que queda en el espejo cuando alguien se contempla y se retira
De la sustancia del sosiego
De la pulpa impalpable de las penas
Y como son así de un género ultraéreo plusflúido
Un día u otro han de elegirlas diputadas al cielo




ESPOSA

HAY mujeres urgentes constructoras de incendios lanzallamas
Hacen arder las calles la continencia el ámbito el carácter
Hay mujeres llovidas de pasiones que caen como gotas
Sobre ventanas angustiosas de hombres
Hay mujeres sentidas y pensadas de corazón y de cabeza
Que saben dar con nudo la puntada cuando cosen su vida
Mujeres de quedarse uno con ellas
Mujeres de perderlas y de hallarlas
Mujeres de es mejor no persistirlas después del primer beso
Y mujeres de rico edificadas sin pararse en gastos
Y mujeres de pobre es decir empezadas en la queja
Y mujeres de madre o sea proseguidas en el hijo
Mujeres y mujeres y mujeres

Esta mujer es diferente hecha de casa
De materia y espíritu de casa
Casa de carne y hueso mujer de cal y de ladrillos
Y cuya arquitectura se funda solamente en el principio
De que las puertas sólo sirven para el entrar que es un permanecer
Y no para el salir que es un comienzo de disgregación
Mas ella sigue adentro cuando sale pues se lleva la casa en pen-
                                                                                [samiento
Un alma de pastora de las cosas
La aguja las tijeras los carreteles de hilo y el dedal pacen sobre
Como corderos en el prado                                        [su falda
Tan de cornisas tan de echo tan celeste y sonámbula
Que pega a veces una estrella en lugar de un botón en la camisa

Tiene el gobierno del jardín desde el que da leyes al césped
Dicta a las plantas cátedra de verdes
Las dalias hacen nido en su regazo
Tan de cutis benigno que a él se acercan a picotear los pájaros
Y tan de blanda que en su voz ensaya sus murmullos el riego

El suyo es un estado de refugio




DOMICILIO

HAY pocas diferencias entre sus sentimientos y su casa
O sea que también ésta tiene el semblante bondadoso
Entre ella y él un parentesco próximo un modo de familia
Pues las ventanas son más que para mirar para saludo
Y hasta la propia puerta no es cerradura sino invitación

Las torcazas que crecen son el techo son el tejado que se va
El sólo árbol que irrumpe la palmera en vez de dátiles da pájaros
Entre las flores todos son rubores son gritos que se miran
Aromas que se escuchan con los ojos
En el jardín bordado a mano
¿Cuáles hilos le tiran de la manga al que pasa pues por un poco
                   [más no pasa?
Tantos millones de lecturas de músicas de ideas
y solidaridades y propósitos y afectos
Tienen allí su residencia
Y más y más acuden a hacerse un sitio en las habitaciones
Que podría inquirirse cómo cabe sin confundirse ni estorbarse
Tan vasta población entre sus muros

Es que se hace universo de tanto universarse la morada




DANDISMO

CON zapatos inquietos
Con medias resignadas
Con calzoncillos orgullosos
Con pantalones hábiles y activos
Con camiseta sin osados alardes atmosféricos
Con el saco seguro de la misión que desempeña
Con la camisa asidua diligente
Con la cartera siempre fácil
Con el pañuelo pronto

Con la corbata de boato auténtico
Con el sombrero muy preocupado

En fin la sastrería transparente
Los modales legítimos de quien cuenta con todos los ascensos
Un señorío tácito común al individuo y a la obra




PRECEPTIVA

EN poesía lo importante es librar con fruición cheques sin fondo
Uno los manda al cielo y los abonan
Pregúntenle a Yomismo

Cuando se escribe versos olvidarse de respirar es cosa útil
Pues poemas con aire van al aire
A los que son nacidos de Yomismo no se los lleva el viento

Es provechoso equivocarse
Hacer del barbarismo una nueva elegancia del idioma
Del disparate una obra de arte

Conviene dar pasos en falso
Adrede reincidir en el descuido
Dejar que en nuestros actos colabore para acreecerlos el absurdo

Sacar boleto para un punto dado
Y el tren ya a toda marcha precipitarse por la ventanilla
Para cambiar de itinerario

Obrar a veces de manera que el roble se presuma nuestro prójimo
Ser el marido de la piedra
Y la mujer del agua ella nos goce

Poesía y milagro novios febriles y conmovedores
Que un día han de casarse en un buen diccionario de sinónimos




TÉCNICA

YOMISMO llega al otro lado de la barrera del conocimiento
En los viajes que emprende la poesía al extramundo

Ha entablado amistad con el continuo
Averiguado cómo los fenómenos elementales acontecen
Charlado mano a mano con lo que es inasible en la materia
Aprehendido el idioma de las ondas
El juego de los casos sin causa y sin efecto de los casos en sí
La sinfonía calenturienta de los cuantos
La audaz liturgia de las abstracciones

Ha entrado en íntimo contacto con las incertidumbres
Que son el fundamento de los órdenes teóricos reales problemáticos
Ha hundido la mirada su escalpelo en el trasfondo de los hechos
En la constitución de los principios
En el talento con el que los álamos se aproximan al cielo
En el rol de palanca de nuestra ánima para dotar al cuerpo acre-
                 [centarlo
Ha desenmarañado el extravío del idioma perdido
Y a éste lo ha embutido en los espacios que hay entre las palabras
Ha llenado con él las interlíneas y los blancos
La parte muda del poema y lo que sigue a su lectura
Es el silencio con el cual escribe lo mejor de sí mismo

Se ha pasado los días metiendo el alma en el ventilador
Sacrificando ante una convicción aun sus más arraigados senti-
Desafiando el peligro de publicar sus emociones        [mientos
Jugándose a una carta todo el pecho

De ahí su aguda comprensión de los corpúsculos morales
En que encuentra comienzo cualquier acto
Es decir anteriores al acto de protoactos
Y debido a los cuales no hay realidad sino indeterminada
Únicamente imagen probabilidad versión y catacresis
El propio mundo físico una metáfora en funcionamiento
Nada en sí todo somera representación
De la gestión fundada por el ser enaltecida por el sueño
Coordenada por la poesía

Es todo la estatura de Yomismo




ESTILO

YOMISMO está sentado en el lugar más suyo más propio de su ser
En posición que el horizonte sostiene con esfuerzos ecuménicos
Está mirando al cosmos como desde un balcón
Como desde un balcón que diera al suceder
Un nimbo de experiencias y conmemoraciones frecuenta su cabeza
Porque él no sólo es él es un también es otras
Es lo que fue y es lo que viene

Su pecho de palomas emigra a cada instante
Es un telégrafo eminente de hondos zureos suprahumanos
De cada uno de sus brazos penden cinco saludos
Que toman densas direcciones y alcanzan al amigo al adversario
Sus piernas lo siguen a todas partes

Su nombre traza de universo apócope raíz porque albertodo
Y da algo siempre por delegación del estar dando y recibiendo
Que es la función sin menoscabo de cuanto continúa
De cuanto es órbico y perpetuo y óntico

Llega al paraje desde el que antes parte
O sea rosa previa a su rosal
Fruto primero que árbol siendo aquel a quien ambos benefician
Quien a su deterioro transfigura en sustento
Quien es patria de él mismo
País de su conciencia

Sus porques sus después sus aunque y cuando y todavía
Qué labor tutelar la que acometen
Qué emoción interior la que murmuran
Sus adjetivos sueltos independientes ágiles
Colgados como del ojo una consternación
Como él nacieron condenados para estar solos y de ahí su fuerza
De ahí que han de quedar más allá del mutismo y la gramática




ACCIÓN

DE tanto trascender de su presencia
Y estar puro de sí
Comprometido sólo con las esencias y con los orígenes
Único contertulio de sus meditaciones y sus cálculos
Siempre monologando los estados del ser
Siempre sembrando su apellido en las intimidades de los otros
Diseminando el nombre que se hizo a duro galopar de soledades
En oídos y pechos con aptitud de recepción
Ha logrado hidalgar la poesía
Y que se alberte el verso
Que el yomismo se adentre en las instalaciones del lenguaje
Y que el estilo sea el resultado del sujeto del único

Se dió de entrada a oxigenar los secretos del habla
A hacer más confortables los azares y guerras de la pluma
Calentó a las imágenes como a mujeres y hoy
Como de las caderas que saben emplearse
De sus intervenciones salen chispas
Confirió a las palabras una dinámica distinta
En la que el sustantivo suele oficiar de verbo
Las indujo a fundirse a juntar sus destinos a ensamblarse
En matrimonio morganático gramatical y físico
Enseñó a declinar los nombres propios
Para que aumenten con su caudal íntimo el pobre océano semántico
A sacar punta a opuestos y antinomias
A dar autonomía a los adverbios los participios los gerundios
A fin de que entren en los juegos de la dicción en todo su tamaño
A abusar del idioma que es la afición primera del poeta
A dilatarlo y a instruirlo en técnicas inteligentes de resorte

Para esta obra quiso un auditorio de sólo diez veinte devotos
Desparramados en el mapa al que su corazón se hipotecara
Pero cayeron sobre ella centenares activos de parásitos
Que fagocitan sus hallazgos sacan patente de sus invenciones
Y lo silencian con cinismo lo desprecian con entusiasmo y lo
           [calumnian con esmero

Ay manueles y pablos y jorgeluises y miguelángeles y carlos y
        [leopoldos y álvaros y eduardos
Queridos enemigos que aman a su obra y odian a su autor
Salud salud salud
No es su culpa el que se hayan albertado
Pero demanda su perdón
Y les promete desde ahora dar vacaciones a sus musas
¿Pues para qué escribir directamente de su mano
Si desde el paraíso hasta el infierno
Que es desde la inocencia hasta la premeditación
Su poesía se publica a pierna suelta aunque con otras firmas?
¿Qué importa el que su nombre no aparezca al pie de unos poemas
Si en el tintero de él su contenido fue a abrevarse
Y con savia simpática que él los ha rubricado?

A poetas enteros y famosos los usa de seudónimo
Hay quienes lo despojan sin saberlo y acaso sin leerlo
Otros remedan lo que aún no ha escrito
Enfermados por él en una suerte de contagio osmótico
Se le adelantan en su modo particular de asir los sentimientos
De contratar metáforas
Y darle protección al despropósito
Le ganan turno en su decir lo de él
Infieren sus probables
Y lo dan al sabor de los lectores estando inédito él aún
Son eco de su voz aun no emitida
Pueden dar antes que él algún relámpago pero hijo de su estirpe
Característico del rayo que él estalló y aun hace espejos
Y es porque de Yomismo se saturan las más proficuas posibilidades
Porque hay en el ambiente una prieta una vasta hidalguería
Una virtual albertación del suceso poético

Sufre por los que viven de su vida
Pues sabe que más tarde viudos suyos morirán de su muerte




NORIA

HOY sin embargo es lunes
y aunque mañana pase el martes
Ha de llegar inevitable el miércoles
Para que luego acuda el jueves
Y el viernes siempre cae en viernes
Y siempre son antes los sábados
Y siempre despueses los domingos

Si pudiera Yomismo cuando menos
Morirse fuera de semana




UBICUIDAD

DESPINTANDO distancias enrrollándolas
Como semillas ha arrojado viajes
Sobre países y almas sobre ignorancias y sabidurías
Ha embarazado muchos vientos henchido muchas nubes
Cosechando regresos para intuir nuevas partidas

Si bien el honor de no haber ido nunca a Nueva York
Ha realizado acopio de ciudades
Ha dejado Parises y Berlines Londreses y Madriles
Aldeas y jactancias pobrezas abundancias y estrategias
Guardadas como en cajas en recuerdos

Ha acumulado numerosos climas
Con sus enfermedades y saludes
Se ha hecho una buena colección de paisajes posibles
De manos entendidas y preguntados rostros

Nunca dejó de estar en otras partes
Pero no obstante ausencias jamás salió de donde lo nacieron
Sus asuetos constantes son sólo un darle vueltas a su pueblo
Una manera de rodearlo
El punto en que se pone a dibujar una circunferencia
Con una patria al medio y el mundo entero como vecindario

Y pues en Arequipa sigue estando
Cuando la muerte lo codicie tendrá que ir a encontrarlo en Arequipa




RELOJ

YOMISMO huésped de la 1
Es también invitado de las 2
Y desde que nació jamás falta a la cita de las 3
Las 4 son una debilidad de su rutina
Que a pesar de ello no le impiden echarse en brazo de las 5
Para sólo en el lapso de una hora arribar a las 6
Nunca más de ese plazo necesita para alcanzar las 7
Siempre las 8 son las 8
Si sesenta minutos no transcurre no penetra en las 9
Estación insalvable en el trayecto que conduce a las 10
Donde recién principia y no es extraño la vuelta de las 11
Como quien marinando grita “¡Tierra!” Yomismo ve después las 12
Es la espuma del gallo es la sonrisa de la ola es el aplauso de
                    [las cimas
Todos proclaman que él es lo más grande del mundo y sin embargo
Cabe en una cajita en el bolsillo
Donde encuentra descanso o cementerio
Pues ¿cómo ha de negarse que si no se lo ve si no se le da cuerda
                   [o se lo olvida
El tiempo es sólo una ficción
Algo que él mismo prueba que no existe?




    NO

NO son indiferentes a Yomismo las inquietudes de las olas
No van a contrapelo de los suyos los sentimientos de las ruedas
No es insensible a los afanes de divorciarse de los rieles
No es sordo a los pedidos de disculpa de las balas perdidas
No lo confunden con maniobras sinceridades ni conceridades
No es contrario a que ejerzan el derecho de intervenir las lágrimas
No opone nunca resistencias a la jurisdicción de las botellas
No son ajenas a sus actos las propiedades de los terremotos
No impide que en su ser echen raíces los atributos del incendio
No es pieza invulnerable a los ataques de las caderas o los senos
No desdeña del cuerpo ni los sitios menos ilustres de su mapa
No subestima ni siquiera los lugares minúsculos del alma
No sea negado ni un momento a pagarle intereses a la vida
No habrá de recibir con subterfugios ni aplazamientos a la muerte



CREDO

CREE en los condenados a ser pobres
Cree en los condenados a estar solos
Cree en los condenados a ser buenos
Cree en los condenados a estar tristes

No cree en los que están con el gobierno
No cree que haya aseo en la política
No cree en quienes hablan con cuidado
No cree que se pueda ser Poeta y neutral

Cree que el robo es un derecho
Cree que la virtud es otro vicio
Cree que el asco es una admonición
Cree que el odio es una actividad

No cree que los jueces sean más honorables que los reos
No cree que los cerdos sean más nutritivos que las rosas
No cree que haya claridad más comprensible que la oscuridad
No cree que se pueda gozar a las mujeres y no tener admiración
                 [al diablo




INTEGRACIÓN

COMO los sismos se desespereza
Como las torres estimula
Como el agua concurre a reuniones
Como la flor declama pétalos

Como el silencio habla en voz baja
Como el viento llama a las puertas
Como las penas sale a caminar
Como la voz perpetra túneles

Como los minerales espera con paciencia en su escondite
Como los gallos origina el alba
Como el verano hace madurar los pechos

Como el dolor jura venganza
Como el hombre se afilia a sediciones
Como el corazón ay está a la izquierda




CURRÍCULO INCONCLUSO

NO quedaría cabalmente la biografía de Yomismo
Si en ella no participaran de modo categórico sus muebles
Su estar colgado de los muros en contingencias de retrato
La mesa de pensar que da apoyo a sus codos y a su frente
El espejo que apaga su instalación de embrujos cuando él sale
El sillón que le ofrece estremecidos los brazos cuando él vuelve

Hay que pedirle confidencias al sofá de amistades y dormidas
Preguntar cómo juzgan su proceder con ellos los estantes
Inquirir la opinión en que lo tienen las alfombras y sillas
Averiguar por qué queda despierta la cama cuando él duerme
Por qué cuando él está en vigilia los objetos se mantienen
                                                                       [tranquilos
Es preciso saber qué es lo que piensan a su respecto las camisas
Por qué lo tienen en tan alta estima sus demostrados pantalones
Por qué con tantas reverencias se le ciñen los guantes los zapatos
Y por qué las corbatas se ponen vanidosas en su pecho

Que digan las paredes lo que sienten dando habitáculo a su cuerpo
Y la escalera que lo sube viendo cómo él aumenta de estatura
Y las ventanas percibiendo el viaje de sus miradas hacia el mundo

Debía hacerse reportajes al agua que lo lava
A la luz que lo viste pedirle que describa su existencia

Nadie como la muerte para hacer su discurso necrológico




OTRA VEZ LA CASA

POR qué ponerles números a las casas son presos?
¿Son las ciudades cárceles para ellas?
Métanles traje a rayas y cadenas
Para que si escapan las individualice la alborada
Centinelas de vista en las lucarnas
Para impedirles que dialoguen con sus estratagemas y protestas
Rejas de hierro en la cintura
Para que no conciban ganas de ponerse a bailar el ula ula
La de Yomismo solamente
Sin libreta de enrolamiento cédula de identidad o pasaporte
Sin marca en la portada como si fuera un precio
Sin título en el lomo como si fuese un libro
Más allá de la calle y el ejido
Fuera del orbe y de sus inspectores
Tras una puerta en la que un día le apretó el cuello para ahogarlo
Y condenó al teléfono a la horca                                  [al timbre
Y por la espalda fusiló a la radio
Oh qué guerra qué guerra

Su casa es todo el aire todo el tiempo




ALUMBRAMIENTO COTIDIANO

CUANDO Yomismo una por una cercena sus miradas
Cuando da vacaciones aunque suscintas a sus sentimientos
Cuando hace que su fábrica de afanes se manifieste en huelga
Cuando a sus frases echa llave
Cuando a sus emociones las confina a los trasfondos de su pecho
Cuando retira de sus piernas la voluntad de mantenerlo en pie
Cuando a sus movimientos los guarda donde nadie puede hallarlos
Cuando encierra a las luces como a unos niños turbulentos
Cuando conmina a sus ideas a hacer acto de ausencia
Cuando pone su cuerpo sobre la cama acogedora
Cuando deja a la noche que lo cubra como una sábana a un cadáver
Y cuando se conduce a la piscina en que lo nada pronto el sueño
Como si fuera una mujer Yomismo es penetrado es poseído

A la mañana se convierte en madre
Luego el poema se echa a andar




TESTAMENTO OLÓGRAFO




Para no dejar nada librado a una última improvisación
Yomismo en el instante de partida de su segunda juventud
Quiso dejar documentada su voluntad postrera
Yo doy fe de que lo hizo de su puño y su letra.

ALBERTO HIDALGO
Escribano Infinito









VEINTIPRONÓSTICOS de estrella de mil ochocientos y tantos
Veintitrés de mayo de mil novecientos cincuenta y siete      [ramos

Hoy cumple sesenta años el Perú
América sesenta
Yo sesenta de estando sobre tierra
De tener el honor de formar parte del mecanismo universal
Y por acción del todo ser sólo yo y el unomismo y único

Sesenta árboles que el aire está logrando que mis pulmones lo
Que el suelo accede a sostener mis pasos                   [respiren
Que la luz me propaga entre las cosas
Que me enriquezco de prerrogativas con cada nuevo aniversario
Que soy un próspero argumento de la interinidad del mundo físico

El corazón lo tengo socialista
Lo he dado tanto que he quedado rico
Expuesta a toda la bondad
Incluso a renovar sus equivocaciones
Generosos los ojos nunca cobraron por llorar
Y vieron hasta muertes que me causaron un sauzal de lágrimas

Mujeres no hay una sola a la que no haya amado
Hasta  a las nunca vistas las he besado en el fragor del nexo
En ese humito suyo con el que se santifica nuestra carne
Y aun soy propiedad suya soy pertenencia de ellas
Y ellas pernoctan en mis brazos aunque lo quieren sólo en sueños
Pues empresario de delirios una tras otra todas se me rinden

He arribado hasta eso contaminándome de pueblo
Sin poner cintas aisladoras entre mi humanidad y la pobreza
En materia de afectos nunca observé las reglas de la higiene
O sea que también he podido querer a algún canalla
No conoce mi espíritu el uso de antisépticos
Ni mi cuerpo se ha envuelto jamás en el amianto del orgullo
Mi obra la he realizado sin la colaboración de la cautela
La mía es una vida sin preservativos

Sesenta astros que estoy en el gobierno en mi mandato
Desempeñando la poesía sin remuneración
Ni gozar de intereses por los discípulos que causo
En el tratado de las letras no he seguido procedimientos diplo-
Atento sólo al desarrollo de mi política interior          [máticos
Al íntimo comercio de mis esencias y categorías
Al juego libre y espontáneo de las industrias clásicas del alma
Contrario a los poemas inmediatos y a las palabras de ocasión

Ni militaricé mis adjetivos
Ni administré mis sentimientos
Ni puse impuestos a mis emociones
Y por eso es que el mío es el más ruiseñor de los gobiernos

Desde este sesentario de los balcones y la contrición
Digo que no es obligatorio ponerse pálido cuando se hace versos
Porque la poesía no se alcanza con demostraciones exteriores
Digo que basta abrir una ventana para obtener un mal cuadro
Porque la naturaleza no ha aprendido todavía a pintar
Digo que el canto es suficiente para indisponerse con la música
Porque la gritería aun organizada y agradable es una mala educación
Digo que para mantenerse en buenos términos con la edad de uno
Lo mejor es lanzarla a competencias con la de los jóvenes
Digo que para en rosas anegarles sus confabulaciones
Nombro herederos míos al silencio al olvido y a la envidia
Digo que dejo cuanto traje
Y no me llevo nada de lo que tras de mí puede ir creciendo




POSTERIDAD

A Yomismo le queda poco abajo
Le resta ínfima esfera
Le espera mucho arriba
Le aguarda la inminente vecindad del país sin territorio

Su estando aquí es su capital
Se lo forma a empellones por él no dados sino recibidos
Su trasladarse a allá será su renta
Y de ella ha de vivir mas ya sin óbito

Como el río que el agua se la lleva obsesionado por marcharse
Pues si no fuera así se quedaría parado en algún sitio
Yomismo es cada vez menos adicto a ahora
Más propenso a sentirse solidario con su existencia próxima
A ser lo que será desde el día siguiente de haber sido

Sabiendo que la vida es sólo un acto provisorio
Para que tenga circunstancia de hecho definitivo
Se hace él mismo anticipios de consecuencias de su muerte
Préstamos en espíritu de cuando el cuerpo suyo esté yacente
Y su recuerdo haya adquirido la jerarquía de una cicatriz
O sea la vigencia de la herida
Continuación sin término de una pasada actualidad
El vuelco de lo fugaz en lo imperecedero




EPITAFIO

AQUÍ yace Yomismo
Murió de poesía entre unos cuantos
Cumplió toda su edad ni un día menos
Ningún minuto de sus años
Ni siquiera un segundo de sus horas
Escamoteó a su vida propia a su estilo de ser
Murió de poesía y aquí yace
No enterrado aventado ni amarrado
En ataúd hecho de versos








Esta obra se terminó de imprimir el 25 de noviembre de 1959, en los Talleres Gráficos P.L. Villanueva, S.A. 
–Jirón Yauli 1440-50 (Chacra Ríos)- Lima, Perú.






















No hay comentarios :

Publicar un comentario